Niño pequeño

“MI HIJO ME VIO TENIENDO RELACIONES SEXUALES” QUÉ HACER, QUÉ DECIR, ETC.

| 0 comments

Para un niño no es fácil asimilar cuando ve a sus padres teniendo relaciones sexuales. Él puede llegar a pensar que sus progenitores se están haciendo daño por los posibles ruidos y gritos que pueda oír y ver movimientos algo bruscos frente a los que no está acostumbrado. Por eso no es ideal que sea testigo de la intimidad de una pareja.
Este es el pensamiento del psicólogo Edwin Portillo Bayona, quien advierte que los padres deben ser cuidadosos y preocuparse por mantener la puerta cerrada. Incluso, ponerle llave si es necesario.
Si para un adulto es impactante ver un acto sexual, con mayor razón para un niño.
“Es importante que los padres den a sus hijos explicaciones que resulten coherentes. La forma como esto puede impactar a un niño o a un adolescente, va a depender de la información que tenga antes y de la forma como se aborde la situación por parte de papá y mamá”, afirma Edwin Portillo.
Este profesional agrega que se debe aclarar lo que ha pasado, de acuerdo con la edad del niño. Si es menor de ocho años, lo ideal sería decirle que es usual que los adultos, en este caso sus padres, se acaricien para expresarse su amor, lo cual es algo bonito pero privado. De esta manera, dejarle claro que de ahora en adelante se debe tocar la puerta antes de entrar a la habitación.  
Si el hijo tiene más de ocho años y cuenta con mayor información, lo ideal sería decirle directamente que los padres estaban haciendo el amor. Y de igual manera, reforzar la idea de que se debe tocar la puerta antes de entrar.
“Lo indicado es hablar con el hijo o hija y empezar un diálogo más o menos de esta manera: ‘La vez pasada entraste a nuestra habitación ¿Qué pensaste que estábamos haciendo?’. Según la respuesta del niño es bueno que converse con él, en tono dulce, siendo flexible y amable. No avergonzarse y actuar con naturalidad. También es importante no demorar las respuestas, las cuales deben ser lo más claras posibles, evite las mentiras y los detalles innecesarios, y en todo momento tratar de usar un lenguaje apropiado”. Afirma el psicólogo.
Cuando un niño no recibe información clara acerca de la sexualidad, agrega Edwin Portillo Bayona, se van a presentar dificultades en su desarrollo psicosexual. Esto, porque el niño o joven van a buscar respuestas fuera de su familia.
“Es probable que busque respuestas con sus pares, quienes no siempre darán información satisfactoria, lo cual puede llevar al menor a enfrentarse a situaciones que, al no ser abordadas de manera adecuada, es probable que presente confusiones y miedos que afectarán su  vida sexual”, concluye el psicólogo Edwin Portillo Bayona.
Preguntas y respuestas
Responde la psicóloga Luz Elena de la Rosa Puello, experta en psicoterapia de pareja y trastornos psicoafectivos.
1. ¿Cómo abordar el tema con los hijos? Métodos y escenarios.
“Generar espacios e interactuar sobre el tema influye positivamente en el comportamiento de los niños, lo cual se puede evidenciar en su evolución personal, afectiva y motora.
En efecto es importante familiarizar a los niños con conocimientos del propio cuerpo, identificación sexual y elementos cognoscitivos sobre reproducción, con el fin de disminuir las lagunas en el conocimiento del tema, utilizando terminología que pueda ser entendida por ellos. Muy seguro el proceso formativo de la sexualidad ayudará a desarrollar una comunicación abierta entre los niños y los adultos que los instruyen”.
2. ¿Cuáles son las consecuencias que pueden presentarse si los padres no brindan un acompañamiento adecuado?
“Si enfrentamos las conductas o las interrogantes infantiles con el silencio, la evasión, la mentira o la tergiversación de los hechos, sólo obtendremos errores en el conocimiento verdadero. La curiosidad normal del niño, al no ser satisfecha, no desaparecerá, sino que por el contrario, conducirá al surgimiento de una atracción desproporcionada hacia los temas sexuales.
Si no se atiende a tiempo se pueden generar en los niños diversos trastornos de índole sexual y en otros casos fobias sexuales. Dichas fobias pueden generar miedos y temores a fracasar de nuevo, a perder, a sentirse inferior. Esto conlleva a evitar lo que le produce el miedo, y si es el sexo, lo evitará, de lo contrario puede presentar disfunciones sexuales psíquicas”.

de CoSqUiLLiTaS eN La PaNzA, el jueves, 10 de marzo de 2011 a las 10:21- http://www.vanguardia.com/historico/21042-mi-hijo-nos-vio-teniendo-relaciones-sexuales STEFANIA ERAZO – ESTUDIANTE DE PSICOLOGIA CLINICA © CoSqUiLLiTaS eN La PaNzA